Eugeni Quitllet

Eugeni Quitllet

Eugeni Quitllet comienza a estudiar diseño en su Ibiza natal, para terminar su carrera estudiantil en la escuela de arte de La Llotja en Barcelona. Durante varios años colaboró con varios despachos de arquitectura y fundaciones en la misma Barcelona. En 2001, tras varias participaciones en reputadas exposiciones y ferias de diseño conoció al diseñador Philippe Starck con el que empezó una relación profesional que llevaría a los dos diseñadores a la cumbre de sus carreras.

Se describe a sí mismo como un 'Disoñador', una contracción española de diseñador y soñador. Su futuro inventado no tiene gravedad, con una estética increíble resumida en una combinación de precisión digital y curvas fluidas. Este soñador industrial nacido en Ibiza fue testigo de cómo un tramo rural de la playa se convirtió en un centro informal para la música electrónica ultramoderna, antes de crecer en Barcelona, ​​un lugar de división arquitectónica donde los arrebatos orgánicos de Gaudí fraternizan con el Pabellón diseñado por Mies van der Rohe. , una joya marmórea racionalista instalada en Cataluña antes de echar raíces en los Estados Unidos. Eugeni Quitllet vive y trabaja en Barcelona. Mantén el dedo en el pulso de nuestro período paradójico en constante cambio, prestando atención a este pionero.

En una entrevista concedida a la revista magazinedigital el diseñador aseguró que consiguió trabajar con Starck gracias a una postura muy obstinada: «Le visité en Formentera, una pequeña isla situada al sur de Ibiza, donde pasaba vacaciones. No lo conocía. Fui a tocar a su puerta con mi carpeta bajo el brazo, deseoso de presentarle mis proyectos. Le había preparado un dosier que era un cenicero dentro de una lata y un currículum con forma de etiqueta».