Collection: ORIGAMI

Studio Vondom presenta una fascinante colección donde el ancestral arte japonés del origami se entrelaza con el diseño contemporáneo más vanguardista. Inspirada en la elegancia y simplicidad del origami, esta línea trae a la vida la esencia de la geometría simplificada a través de una selección de animales y jarrones facetados, cada uno meticulosamente diseñado para capturar la belleza intrínseca de las formas geométricas y ofrecer una experiencia sensorial única con juegos de luz y sombra que crean espectáculos visuales cautivadores.

Saru y Hyou En el corazón de esta colección se encuentran Saru, el gorila, y Hyou, el tigre. Estas impresionantes piezas destacan por su presencia imponente y su capacidad de encarnar la fuerza y el espíritu que define esta línea. Representando la valentía y la elegancia, respectivamente, estos animales, pilares del imaginario cultural japonés, han sido diseñados con una ejecución facetada que captura su esencia salvaje y majestuosa.

Tori y Kotori Tori y Kotori son quizás las piezas que mejor representan el espíritu del origami en esta colección. Estas pajaritas, grandes y pequeñas, encapsulan la pureza del arte del plegado de papel, simbolizando paz, salud y buena suerte. Su diseño rinde homenaje a la delicadeza y el detalle minucioso que caracterizan al origami, combinando precisión técnica con una profunda carga emocional y cultural.

Usagi, Neko, Kitsune e Inu La colección también incluye figuras de animales adorados en la cultura japonesa: el conejo, el gato, el zorro y el perro. Disponibles en tamaños estándar y mini, como Kousagi (conejito), Koneko (gatito), Kokitsune (zorrito) y Koinu (cachorrito), estas piezas no solo evocan la gracia y astucia de cada animal, sino que también reflejan la importancia de los nombres y su significado en la tradición japonesa, facilitando una conexión íntima y personal con el arte del origami.

Los jarrones facetados de esta colección son igualmente notables, inspirados en elementos naturales y culturales de Japón. Hanami celebra la contemplación de las flores de cerezo, Hasu se inspira en la serenidad del loto, Hinoki evoca la nobleza del ciprés japonés, Kashi rinde homenaje a los antiguos árboles japoneses, y Yuri simboliza la gracia del lirio. Cada jarrón es una obra de arte que refleja la armonía entre la naturaleza y la intervención humana, llevando un pedazo de la tranquilidad y el equilibrio japoneses a cualquier espacio.